Prosigue el análisis de Contra la nueva educación en "Bajo la lluvia".

Jorge continúa su análisis de Contra la nueva educación, en su cuaderno. Habla del libro como de un texto apetitoso que incita a su consumición voraz por el calado de su empeño y que también resulta seductor por su estilo. Alberto, dice, escribe con buen gusto, sabe entretener sin desviarse del curso de la argumentación y combina la ironía, el buen humor, la descripción ágil, el recurso a los refranes, las citas populares y las apelaciones coloquiales y cómplices en sus valoraciones, con la precisión en el razonamiento que le sirve de apoyo: no se pierde en el juego de la facilidad y la soltura pese a la tentación. Y es especialmente persuasivo cuando su narración construye la ficción de un autor que se exaspera y recurre al sarcasmo, a la ironía afilada, para mostrar que el edificio aparentemente bien construido y sólido de esas "innovaciones" pedagógicas es, en realidad, una fachada de cartón-piedra tras la que sólo se ocultan escombros amontonados y pilas de objetos inservibles que se intentan hacer pasar por estancias cómodas, amuebladas y funcionales. 

Solo espero que el hecho de que Jorge sea amigo no condicione lo amable que está siendo al valorar mi libro. Conociéndolo, no lo creo, pues es persona independiente y con criterio, por lo que me siento doblemente satisfecho y desde aquí se lo agradezco.

Comentarios

  1. Hombre, amistad sí pero dentro de un orden;-) En serio. La amistad predispone, evidentemente, y también influye en la dedicación: uno emplea más esfuerzo en persuadir a los demás de las virtudes del texto que ha escrito un amigo. Pero si fuera malo de solemnidad no hay amistad que pudiera compensarlo y tu libro es, a mi entender, bueno: bien escrito, pertinente y razonable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy seguro. Que quede claro que he dicho que eres "persona
      independiente y con criterio" :)

      Gracias de nuevo. Un abrazo

      Eliminar

Publicar un comentario en la entrada