Más Informe PISA y más estupidez.


Acaban de publicarse los resultados PISA sobre resolución de problemas cotidianos. Otra vez son malos, claro. No voy a entrar ahora a valorar si debemos rasgarnos las vestiduras porque un alumno no sepa configurar un termostato y menos aún ("hoy no toca", que diría Mr Ansar- o “ya… tal”, que diría Marianico-) las idiotas embestidas de la Señá Gomendio, Secretaria de Estado de Educación, contra los profesores y su metodología (dice la Gomendio que “el modelo vigente” pone “todo el énfasis en el aspecto memorístico del conocimiento”, que esto lo va a solucionar la LOMCE y que nosotros debemos “liderar el cambio real” -lagrimones me caen, pero de angustia-). Lo que sí voy a hacer es quedarme con la conclusión de dos sindicatos con implantación nacional, es decir, con la valoración de quienes, supuestamente, deben defender la calidad de la enseñanza y a sus profesionales (aclaro que hablo de los docentes, no sea que alguien piense que me estoy refiriendo a los “expertos"). Estos sindicatos son: ANPE y Comisiones Obreras.  Según su propia autodefinición, el primero es “independiente” y el segundo “obrero”, o sea, de izquierdas (lo que, sin ninguna duda, hace más rocambolescas si cabe sus declaraciones). En declaraciones a la Agencia Efe, el Presidente de ANPE, Nicolás Fernández Guisado, ha señalado que el sistema educativo lleva “cuatro años sufriendo recortes y congelación de plantillas”, por lo que así es difícil “innovar educativamente”. Por su parte, el Secretario General de la Federación de Enseñanza de CCOO, Francisco García, considera que la LOMCE “pone el énfasis en los contenidos” y es “una vuelta a aprenderse el nombre de los ríos” y no ayuda a una educación del siglo XXI.

Veamos: como ANPE parece no haberse molestado en profundizar mínimamente y ha acudido al socorrido (y falaz) “lo que hace falta es más inversión”, mejor ni lo comentamos. Vayamos con CCOO, que tampoco es que se haya matado a razonar, pero ha tenido, eso sí, la habilidad de criticar la LOMCE (es decir, defender la LOGSE) con un argumento surrealista: “el énfasis en los contenidos”. Será en algunos contenidos, digo yo, porque otros, para la LOMCE, no hacen más que molestar. En cualquier caso, lo más tontaina de las declaraciones del representante de CCOO es eso de la “vuelta a aprenderse el nombre de los ríos” que, por lo visto, no encaja en lo que, según algunos, debe ser “la educación del siglo XXI”. Así que los nombres de los ríos no hay que aprenderlos. ¿Y los de las comunidades autónomas, esos, tampoco? ¿El nombre tu ciudad, debes conocerlo? ¿Y tu propio nombre? Pero, ¿qué entiende esta gente que debe ser la enseñanza? Ya no es la lista de los reyes godos, ahora son los ríos. ¿Y nos extrañamos de los resultados? Ya dijo Unamuno que la tontería es el mayor enemigo de la civilización. Qué razón tenía.

Comentarios

  1. Es que en esto anda metido, querido Alberto, desde la Señá Gormendio para abajo, lo más tonto de cada casa.

    ResponderEliminar
  2. ¿Sabes qué creo, Alberto? Que los exámenes estos de PISA no se los hacen a nuestros alumnos en realidad, sino al ejército de paniaguados que pueblan los sindicatos de la izquierda. Algún día te contaré las miríadas de majaderías que he llegado a escuchar de todos estos botarates. Es para sollozar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuenta, cuenta, Manuel, que ya estamos hechos a todo...

      Eliminar
  3. Tengo entendido que la Señá Gormendio es especialista en primates. Sí, no va en broma. Me pregunto si esto podría ser un dato significativo en lo relativo a los designios de quienes la han puesto de secretaria general de educación. De momento, todo apunta al sí.

    ResponderEliminar
  4. Hay que reconocer que los informes de PISA son ya una rutina que cada equis años anima a las fuerzas del inmovilismo educativo a retratarse. Y, como todos los inmovilismos preocupados sobre todo por mantener sus chollos o cuidar sus intereses, lo hacen recurriendo a las peores salidas, cosa normal en quienes no tienen ni respuestas ni ganas de arreglar nada, porque viven espléndidamente instalados en el desarreglo.
    -La salida del PP ha consistido en la desvergüenza, la hipocresía y el cinismo. La señora Gomendio disfrazándose de innovadora con sus críticas a la memoria demostró que el PP es el vacío educativo: cuando estaba en la oposición, criticaba la ausencia de contenidos; cuando está en el poder, acude a las recetitas más entontecedoras de la enseñanza comprensiva. Programa educativo del PP: la pasta, para la privada, artículo único. ¿Qué decir de su alusión al fomento del espíritu crítico, cuando su partido quiere meter en la cárcel o freír a multas a todo aquel que manifieste desacuerdo? Penoso.
    -Lo de CCOO con los contenidos, en cambio, resulta supercoherente: es mantener su discurso de toda la vida. Eso sí: decir que ese es el mal de la LOMCE demuestra que, en realidad, a CCOO lo único que le importa es que no muera el sistema logsiano.
    -Extraordinaria la preocupación por innovar de ANPE: podría aplicársela a sí misma, ya que los dirigentes de este sindicato son más duraderos que el acueducto de Segovia. Un dato curioso: soy afiliado de ANPE; hace unos meses, me llegó la información de que se había renovado la cúpula del sindicato, quiero decir el mandato de dicha cúpula, porque los nombres habían variado poco y bajo control. Lo peor no es eso, lo peor es que no recuerdo haber sido convocado a ninguna votación. Hablé con otros amigos de ANPE y les pasaba lo mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con la coherencia de CCOO. Sobre ANPE, tengo que decir que algunas de las cosas que defienden son sensatas (sobre su funcionamiento no puedo hablar, claro) pero otras...basta decir que son de los más entusiastas con eso del cuerpo único.

      Eliminar

Publicar un comentario en la entrada