miércoles, 29 de mayo de 2013

Un caracol en las acelgas



Así como a Maritrini se le cayó una estrella en el jardín, a Mediterránea de Catering se le ha caído un caracol en el plato de acelgas de una paciente del Complejo Hospitalario de Navarra. Como les cuento. Para que no se diga que Mediterránea de Catering, la empresa que, sin ánimo de hacer negocio sino de colaborar en el mantenimiento de los servicios públicos por pura conciencia social, se encarga desde hace un tiempo de las cocinas de la sanidad pública navarra (ya saben, que era deficitaria y tal y cual), para que no se diga, comentaba, que la empresa no hace lo posible por hacer más entretenida la estancia a quienes deben permanecer en el hospital, ahora se dedica a colocar moluscos (¿o era un crustáceo?) en los platos de verdura de los pacientes pacientes. 

Mediterránea de catering sigue batiendo récords. Seguro que no es habitual que Cáritas rechace comida sobrante para su acción sociocaritativa; pues la de Mediterránea de Catering, la ha rechazado. Seguro que no es habitual el hallazgo de restos fecales en la comida de un hospital público; pues con Mediterránea de Catering, sí es posible. Seguro que no es habitual que una empresa de alimentación suscite más de 1500 reclamaciones entre el 21 de enero (fecha de su estreno) y el 12 de mayo; Mediterránea de Catering lo ha conseguido.


“El paciente es nuestra máxima prioridad”, afirma Mariano Muñoz Orejón, fundador de la empresa, que tiene contrato con más de cincuenta hospitales públicos cuyas cocinas han sido privatizadas (perdón, externalizadas). Creo que el Gobierno de Navarra ha decidido abrir a Mediterránea de Catering un expediente (si no me equivoco, es ya el tercero). Lo que parece que todavía no ha valorado es la posibilidad de llamar a Chicote. Todo llegará.





3 comentarios:

  1. ¡Genial! Sólo se me ocurre que acaso el gasterópodo no estaba ahí por accidente. Por ejemplo ¿Alguien consultó el menú de "Mediterránea de Cátering"? ¿Acaso el plato del día no podría haber sido "Acelgas con caracoles"? ¿Que el caracol estaba vivo? ¿Y qué? una innovación gastronómica... ¿O no se comen los caracoles vivos en alguna parte del mundo? Delicatessen, vamos. ¡Es que nos quejamos de vicio!
    Como siempre, enhorabuena y un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Pues también es verdad. Pero, ¿y las heces? ¿otra receta innovadora? Porque si es así, definitivamente deben llamar a Chicote. Eso, o apuntarse a Masterchef...

    ResponderEliminar
  3. Eh, eh por favor, dejennos tranquilos a los coprófagos, que bastante tenemos ya con lo nuestro.

    Geotrupes stercorarius (alias "escarabajo pelotero")

    ResponderEliminar