Congoja


Una imagen ha dado la vuelta al mundo: un niño sirio (tres años tenía) aparecía muerto en la orilla de una playa turca al huir de la guerra.

Mucho se ha hablado y escrito al respecto. Personas que se avergüenzan de ser europeas, incluso de ser personas. Gentes "moralmente intachables" indignadas y gentes "moralmente intachables" indignadas ante la "sospechosa", insinúan, indignación de los otros.

A mí no se me ocurre mucho que decir. Solo puedo compartir la pena. Y hacerlo de manera egoísta: cuando vi la imagen, en lo primero que pensé fue en ir a abrazar a mi hijo mayor, que tiene un año más que el niño sirio y hace bien poco miraba así hacia la playa, confiado, seguro y feliz. 


Comentarios