Reflexiones sobre Contra la nueva educación en Proporciones inversas

Dice Carlos Ueno en su blog, hablando de Contra la nueva educación:

Alberto defiende una educación ilustrada que, por desgracia, se ha ido perdiendo (...) Porque la educación ilustrada, reconozcámoslo, requiere de un esfuerzo importante, no de naturaleza física sino de naturaleza intelectual: disciplina, constancia y tiempo de dedicación y estudio. Este rigor inicialmenete suele ser transmitido desde fuera (colegio, profesor, familia) hasta que el individuo acaba interiorizándolo y haciéndolo suyo. Y con el tiempo da fruto, y ese fruto es placentero y contribuye a alcanzar la felicidad de la que todo el mundo habla y que, sin embargo, muchos quieren conseguir a precio de saldo (...)

Y matiza de forma más que atinada algunas de mis afirmaciones, elogiando mi actitud combativa por no haberme dejado confundir por tantas supuestas innovaciones y no haber perdido la escala de valores que debería guiar nuestra política educativa, por mantener el modelo de una educación ilustrada como el máximo exponente de lo que una sociedad puede regalar a sus generaciones futuras y defender la importancia del esfuerzo, el estudio y el conocimiento, pero también añadiendo la incertidumbre de si esta sería la solución ideal para todos. Probablemente no, pero pienso que debemos aspirar a ello siendo conscientes de que ese un ideal y como tal inalcanzable. El propio Carlos resuelve la duda cuando reclama que se dé la oportunidad a todos los jóvenes de adquirir una educación ilustrada y, de forma complementaria, se establezcan otras vías educativas para aquellos en los que no se consolida esa loable aspiración.

La reseña completa, aquí

Comentarios

  1. Completamente de acuerdo con Carlos Ueno. Ha resumido perfectamente el problema de nuestra educación. No se puede poner en la misma clase a alumnos que necesitan distintos caminos.
    También de acuerdo en que el sistema anterior era mucho más adecuado con la separación a los 14 años del alumnado en FP y BUP, pero defenderlo hoy implica se nos tache de reaccionarios y segregadores.

    Enhorabuena Alberto por tu libro, y gracias por defender públicamente unos principios algunos tenemos. Me lo compré nada más salir y lo disfruté mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti, agregadobup. Me alegro de que hayas disfrutado de la lectura. Un saludo.

      Eliminar

Publicar un comentario en la entrada